Contáctanos

La importancia de la ropa de alta visibilidad en en áreas de trabajo.

La importancia de la ropa de alta visibilidad en en áreas de trabajo.

Las prendas de alta visibilidad se han vuelto más que una tendencia, una necesidad. Sabemos que, dentro de ciertas áreas laborales, pueden surgir accidentes que tienten contra la vida de los empleados; por esa razón es de suma importancia para las empresas que sus trabajadores cuenten con prendas adecuadas que les ayuden a ejercer sus actividades, minimizando los riesgos que se puedan presentar.

Sectores como: Construcción, Minería, Vialidad, etc. Son los principales lugares que los requieren. Existe una línea muy amplia de este tipo de ropa, que permite a las personas poder escoger dentro de ella podemos encontrar: Chalecos, Chamarras, Playeras, Sudaderas, Balaclava, Arneses, etc.

CLASES Y TIPOS

La ropa de alta visibilidad está confeccionada principalmente en dos tipos de materiales:

  • Fluorescente: Este tipo de material está diseñado para el aumento de la visibilidad durante el día. Dada la naturaleza de este material hace que los rayos UV reboten, lo que le permite activarse y hacerse notorios.
  • Retro-reflectante: Este material es recomendable para trabajos nocturnos o con poca iluminación. En función del grado de exigencia, por ende, ayuda que el usuario sea más fácil de detectar.
  • Combinación de ambos: También existen en el mercado prendas de alta visibilidad que llevan una combinación de ambos materiales. Este tipo de prendas se emplean tanto en trabajos de alta como de baja luminosidad.

Es importante mencionar, que las prendas deben de cumplir con requisitos específicos, relativos al diseño y la ubicación de las bandas retro-reflectantes dependiendo la aplicación que se le vaya a dar. Por ejemplo, un punto básico de estás es que deben cumplir con un ancho de no menos de 5 cm, salvo en el caso de los arneses que no debe ser inferior a 3 cm.

Encontramos tres clasificaciones según la normativa europea a la que la ropa de trabajo debe adaptarse:

Clase 1 (nivel mínimo): En esta categoría, se encuentras las prendas que son consideradas dentro de una situación o actividad en la que el riesgo es mínimo. Los usuarios que utilicen esta clase de ropa deben poder ser vistos por completo en áreas en las que no se debe circular a más de 40km/h. Por ejemplo, los trabajadores expuestos al tránsito en estacionamientos o almacenes.

Clase 2 (nivel intermedio): Encontramos en esta categoría las prendas de alta visibilidad que deben ser utilizadas cuando el riesgo es más elevado. Los usuarios de esta categoría se encuentran en ambientes de mala visibilidad o donde circulan vehículos a más de 40km/h.

Las siguientes ocupaciones, son algunos ejemplos de trabajadores con esta necesidad:

  • Operaciones forestales.
  • Operaciones de carga y descarga de barcos.
  • Trabajadores de ferrocarriles.
  • Guardias para cruces escolares.
  • Operadores de vehículos de reparto.
  • Personas que se transportan en motocicleta o bicicleta.
  • Personal de casetas de cobro.
  • Portadores de equipaje de aeropuertos y tripulación de pistas.

Clase 3 (nivel alto): En esta clasificación se encuentran las prendas que necesitan una visibilidad alta, para situaciones de alto riesgo. Los usuarios de esta categoría están expuestos a un gran peligro ya que se encuentran en zonas con vehículos que circulan a más de 80km/h.

A continuación, algunos ejemplos:

  • Personal de construcción de carreteras y señalización.
  • Personal de inspección y mantenimiento de carreteras.
  • Personal de emergencia y policía

CONSIDERACIONES AL USAR PRENDAS DE ALTA VISIBILIDAD

Antes que nada, es importante que a la entrega de la prenda se lean detenidamente las instrucciones de las etiquetas de la misma, además de recibir una capacitación básica de su uso, cuidado y mantenimiento. Respecto a las instrucciones de cuidado, debe comprobarse que las suministradas con la prenda son perfectamente entendidas, así como que la prenda se usa de acuerdo con lo que en ellas se sugiere. Dentro de la capacitación, se recomienda explicar los siguientes puntos:

  • Limitaciones y posibilidades de la prenda.
  • Cómo debe llevar puesta la prenda y qué aspectos pueden alterar la protección.
  • Por qué debe seguir las instrucciones del fabricante.
  • Cómo guarda la prenda.
  • Cómo limpiarla y/o lavarla.
  • Qué signos le indican que la ropa ha disminuido su capacidad protectora.

Finalmente, para la conservación adecuada de la ropa de trabajo se debe realizar inspección regularmente de la misma. Si el usuario no está calificado para reconocer los signos de desgaste que hicieran inutilizable la prenda, debe acudir con una persona especialista en materia de seguridad laboral, a fin de garantizar que la prenda siga protegiendo en las condiciones adecuadas. Deberá establecerse un plan de mantenimiento tal que se definan los elementos que se han de revisar, poder decir cuándo es posible la reparación de la prenda, y en su caso quién debe hacerlo, y en qué condiciones debe realizarse la retirada del equipo no apto, así como su desecho.

Related Posts
Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *